Vés al contingut

Autor: Adyashanti


Un lugar llamado Yo
Un lugar llamado Yo

¿Cuál es la raíz de este lugar llamado yo?. Tienes que saber cuál es la raíz, desde el comienzo, desde su génesis. Hubo un tiempo en el que esa inocente fascinación sin palabras y ese amor, que es tu esencia, dejó de estar inocentemente fascinado y enamorado de lo que era para identificarse con lo que pensaba. En ese preciso movimiento, de la fascinación inocente a la identificación, perdimos la libertad. Sucedió hace mucho, en el principio de los tiempos, y sigue sucediendo ahora mismo. La inocencia, la fascinación con lo que es, simplemente tal y como es, existe permanentemente.

...continua llegint "Un lugar llamado yo"

Arrepentido
Arrepentido

He agafat prestat aquest títol de la cançó de Melendi i Carlos Vives "El arrepentido". M'alegra molt escoltar cançons actuals, dirigides al gran públic, amb lletres que truquen a despertar a la  Conciència que som.

 

 


Hoy voy a contar la historia

Del arrepentido

...continua llegint "Si saltas, ¡vives!"


Autor: Enrique Martínez Lozano.  Texto extraído del libro La dicha de ser


Dicha de ser
Dicha de ser

El auténtico conocimiento empieza por uno mismo: ¿cómo voy a entender algo si no me entiendo a mi mismo? ¿Cómo voy a conocer la naturaleza de las cosas si no sé quién soy? Más aún, la respuesta a todas las preguntas que podamos hacernos depende decisivamente del lugar desde donde nos las hagamos.

Hasta que no sea consciente de mi identidad, me estaré confundiendo con el "personaje" que creo ser y, desde ese lugar, cualquier respuesta procederá de la ignorancia. No pasará de ser un cúmulo de conceptos, creados a la medida del propio yo y de los datos que la mente recuerda.

...continua llegint "Conocer para ser (conocer es ser)."

Arboleda
Arboleda

Di Yo soy Tú

Soy partículas de polvo a la luz del Sol.
Soy el redondo Sol.
A la partícula de polvo
yo digo, quédate.
Al Sol,
sigue tu marcha.
Soy la neblina de la mañana,
y la respiración de la noche.
Soy el viento en la copa de la arbolada,
y la ola sobre el acantilado.
Mástil… Timón,
Timonel y quilla.
Soy donde se asentó
el arrecife de coral.
Soy un árbol,
con un loro entrenado
sobre sus ramas.
Silencio.
Pensamiento.
Y voz.
El aire musical,
viniendo de una flauta.
Una chispa de piedra.
Un destello de metal.
Las dos velas,
y una mariposa loca alrededor.
Rosa ...
y el ruiseñor
perdido en su fragancia.
Soy todas las clases de seres.
La galaxia girando.
La inteligencia evolutiva.
El ascenso ...
y la caída.
Lo que es,
y lo que no es.
Tú que conoces a Jelalludín,
Tú el Uno con Todo,
Dí quién soy yo.
Dí Yo soy Tú.

 

Jalal Ud-Din Rumi (1207-1273)

Funcionamiento de la mente

Visión del cerebro humano
Visión del cerebro humano--- Image by © Matthias Kulka/Corbis

Desde el momento de su aparición, el ser humano ha vivido tratando de responder a esta pregunta: ¿quién soy yo? Y ahí seguimos... Como si supiéramos que, de la respuesta que demos a la misma, depende todo lo demás.

¿Quién soy?, ¿quienes somos? Fascinados por el poder de la mente, los humanos creyeron que era a través de ella donde encontrarían la respuesta adecuada. Sin embargo, aun reconociendo todo lo que nos ha aportado, aquella expectativa puesta en ella ha quedado frustrada. ¿Hacia dónde dirigirnos?

En su aproximación a la realidad, la mente se ve obligada a percibirla como separada e incluso "alejada" de sí. Tal separación, artificial y errónea, es condición necesaria e imprescindible para el trabajo mental.

Al mismo tiempo que la separa , la mente la delimita y, por ello mismo, la objetiva. Hasta aquí, se revelaría la naturaleza del proceso mental. El error, de graves consecuencias, se produce cuando la mente, sin ni siquiera reparar en ello, absolutiza su propio modo de ver y llega a la conclusión de que lo real es tal como ella lo ve: separado, delimitado y objetivado. La conclusión solo podía ser una: lo real se entiende como una suma de objetos separados.

Nacimiento del ego

La mente posee otra gran capacidad: no solo se halla volcada hacia fuera, sino que puede volver sobre sí misma, en un movimiento autorreflexivo, apropiándose de sus propios contenidos. En ese mismo instante, que se ha llamado autoconsciencia, ha nacido el yo.

Ego
Ego

El yo es , por tanto, una idea objetivada, una creación de la propia mente que se atribuye la autoría de lo que percibe y se identifica con ello. El yo es solo un pensamiento sostenido en el tiempo, gracias a la memoria.

El yo no es más que un conjunto de pautas mentales y emocionales con las que nos identificamos. La mente crea el yo y empezamos a vivir para él, como si realmente fuéramos él.

Una vez que la mente dice "yo", todo empieza a ser visto desde esta perspectiva donde el ego es el falso centro. En consecuencia, la persona liga su suerte de manera incuestionada a lo que le suceda a esa idea que tiene de sí. Creerá "bueno" aquello que la mente etiquete como tal, y "malo" lo contrario.

Espejismo

Se ha producido un espejismo: desconectados de nuestra verdadera identidad, terminamos creyendo que somos la idea que la mente se ha hecho de nosotros.
Es comprensible: nuestro primer y permanente engaño no es otro que el de identificarnos con el ego y vivir para él. Es un engaño que conduce a la confusión y al sufrimiento, porque implica nada menos que olvidarnos de nuestra verdadera identidad y reducirnos a "algo" que nos esclaviza: el ego, en cuanto manojo de necesidades y de miedos, nubla nuestra visión y nos hace ver la realidad desde la reducida ranura de una mente absolutizada.

El ego se define a sí mismo por lo que acumula: posesiones, imagen, fama, títulos, poder, afectos, creencias... Y, preso de una insatisfacción constante, que nace de su carácter vacío, se dedica toda su vida a acumular; es su único modo de sentirse vivo.

Eso será, por tanto, nuestra tentación constante. Pero es importante advertir que no saldremos de ella a través de la lucha, sino gracias a la comprensión.

 

Texto extraído del libro La dicha de SER de Enrique Martínez Lozano

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies